In News

El Banco de Alimentos recoge 21.000 kilos de comida en Vigo y Baiona, gracias a ‘El Zampakilos Solidario’

(fotos: Marcos Canosa)

En la campaña, impulsada por Vegalsa-Eroski por segundo año consecutivo, participaron 230 voluntarios distintos supermercados Eroski y Autoservicios Familia de ambas localidades

Gracias a los kilos y kilos de solidaridad recibida, la ONG podrá recuperar el stock de productos básicos de primera necesidad con los que ayuda en la provincia a unas 25.000 personas con dificultades

 La Fundación Provincial Banco de Alimentos de Vigo agradece la generosidad de la ciudadanía y de sus voluntarios que regalaron cuatro horas de su tiempo a favor de los más desfavorecidos

La Fundación Provincial Banco de Alimentos de Vigo recogió este fin de semana unos 21.000 kilos de comida durante la celebración de ‘El Zampakilos Solidario’ desarrollado en varios supermercados de Vigo y Baiona e impulsado por el grupo Vegalsa-Eroski.

En la campaña llevada a cabo el viernes y el sábado en 13 supermercados participaron unos 230 voluntarios que, perfectamente identificados, facilitaron las donaciones de productos básicos. Gracias a esos kilos y kilos de solidaridad,  la ONG podrá seguir recuperando el stock de los alimentos no perecederos más demandados por los colectivos sociales.

Desde la entidad se agradece la generosidad de la ciudadanía que, una vez más respondió a la llamada del Banco de Alimentos,  y también de sus voluntarios que regalaron cuatro horas de su tiempo a favor de los más desfavorecidos.

Por segundo año consecutivo, ‘El Zampakilos Solidario’ se desarrolló de manera simultánea este fin de semana en numerosos supermercados de Vegalsa. Eroski en Galicia, Asturias y Castilla y León. También hubo recogida de alimentos en otras 5 superficies comerciales de Vegalsa-Eroski en Pontevedra, Marín, Vilagarcía y Lalín.

2017, en cifras Durante 2017, la Fundación Provincial Banco de Alimentos de Vigo repartió 1,9 millones de kilos de comida (1.896.676 kilos). La entidad apolítica y aconfesional dedica sus esfuerzos a hacer cumplir uno de los derechos humanos más fundamentales: el acceso a una alimentación suficiente, segura y saludable.

En la actualidad, entrega ayuda a unos 150 colectivos sociales que, a su vez, la distribuyen a unas 25.000 personas con dificultades en la provincia.